EL HIJO DE FELISA, relato de mi último libro de narrativa: HISTORIAS DESDE MI INTERIOR.

Mi hijo Miguel era un niño tranquilo, rubio con la piel muy blanca, parecía un angelito con hoyuelos en las mejillas y un aire de desamparo capaz de conmover a los corazones más fríos. Me aferraba a él con la fuerza de la soledad, tratando de compensar las horas de ausencia motivadas por mi trabajo. Había enviudad o al poco de nacer Miguel. Los dos dormíamos en la misma habitación y por la noche, únicas horas en que estábamos juntos, e contaba anécdotas familiares, le leía cuentos fantásticos salpicados de humor negro y le hablaba de un mundo imaginario. Las conversaciones a media voz, cada uno en su cama pero tan cerca que podíamos tocarnos, era lo mejor, del final de la jornada.

Un día regresé del trabajo por la tarde y encontré la casa a oscuras y aparentemente vacía. Divisé una luz al final del corredor y me dirigí hacia allí llamando a mi hijo, medio distraída y en el umbral del baño tropecé de súbito con Miguel colgando de una cuerda al cuello. Alcancé a distinguir su expresión de ajusticiado con la lengua asomada y los ojos  en blanco, antes de desplomarme en el suelo como una piedra. No perdí el conocimiento, pero no podía moverme, estaba transformada en hielo. Al ver mi reacción, Miguel se quitó el arnes del cual se había colgado y corrió a socorrerme, arrepentido me daba besos y juraba que nunca mas me haría pasar un susto semejante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s